Conociendo y jugando la ciudad

La importancia de caminar y jugar en la ciudad se basa en la apropiación e influencia que pueden tener las y los niños en el espacio público. La infancia tiene derecho a la ciudad y a espacios que sean amigables y accesibles para que ellos lo usen y lo disfruten.

El juego en el espacio público tiene grandes beneficios, no solo para el individuo también para la comunidad, se libera energía, es un ejercicio físico, estimula el aprendizaje, el juego exige la convivencia con otros niños y niñas, además la apropiación de las áreas comunitarias es una actividad que fomenta la interacción entre los vecinos y el uso adecuado de estos espacios ayuda a disminuir la delincuencia.

En la actualidad las y los niños tienen menos espacios para jugar, hacerlo en la calle es peligroso y cada vez hay menos parques, pero los padres de estos niños sí pudieron disfrutar del juego en estos espacios, si no había un parque cercano, la calle era el lugar más óptimo para pasar tardes enteras de fútbol, saltar la cuerda, salir en bicicleta e interminables juegos con los amigos y vecinos.

La relación de la infancia con la ciudad se ve limitada por los obstáculos que existen para que jueguen libremente en los espacios públicos. Los parques y las calles poco a poco se han abandonado porque existe una desconfianza al espacio público, se le considera como peligroso y sucio.

Es entendible la situación actual, ya que los accidentes automovilísticos en menores y la inseguridad forman parte de la problemática, otro factor que influye es la forma de ver a la infancia como un sector vulnerable que requiere protección constante y mantenerse dentro de la esfera privada.

Eduardo Galeano en “Los prisioneros” reflexiona sobre la relación entre la ciudad y la infancia “ellos no viven en la ciudad donde viven. Tienen prohibido este vasto infierno que acecha su minúsculo cielo privado”, el autor nos habla sobre la lejanía con la que ven las y los niños a la ciudad, no es un espacio que ellos identifiquen como suyo. No conocen ni juegan en la ciudad, por lo tanto no viven en ella.

Debido a esta brecha que existe nosotros buscamos que las y los niños vivan en su ciudad por eso durante las vacaciones de verano visitamos varios museos y parques caminando y utilizando el trasporte público. Los grupos educativos extramuros aprendieron a trazar la ruta más óptima para llegar y pusieron en práctica su sentido de autocuidado y responsabilidad al movilizarse en la ciudad.

En Barrio Kokone y Súper Chicles  buscamos cambiar el desconocimiento y miedo a la gran metrópoli, para verla como un ente que puede ser explorado y que en realidad ofrece muchos espacios creados para los niños y otros tantos que los niños pueden apropiarse.

Empoderamos a las niñas, niños y adolescentes para que vivan su ciudad, creemos que es necesario encontrar un balance entre la protección y la autonomía, respetando la relación con su entorno urbano y social, para que en un futuro y cuando sea necesario salir por si solos la ciudad no sea un espacio extraño y desconocido.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. liliana hidalgo dice:

    como formar parte?

    Le gusta a 1 persona

    1. propedregales dice:

      Hola Liliana! puedes participar con nosotros como voluntaria o en dado caso, realizando tu servicio social, puedes tener más informes en https://propedregales.org/participa/ y https://propedregales.org/empoderamiento-infantil/ o envíanos un correo para poder agendar una reunión.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s